Consejos de alimentación para personas mayores

La vida es un ciclo, de niños recibimos la atención y cuidados de nuestros padres, pero al pasar de los años las cosas cambian. Nuestros padres y abuelos se hacen mayores y nos corresponde cuidar de ellos si lo necesitan. Para los seres humanos resulta inevitable avanzar hacia el proceso de envejecimiento.

El organismo pasa por distintas etapas que lo dirigen hacia la madurez, y es natural que se vaya presentando más cansancio, enfermedades relacionadas a la vejez etc.
Es necesario y aconsejable que desde jóvenes cultivemos buenos hábitos enfocados en un estilo de vida saludable, llevando una buena alimentación y realizando ejercicios físicos con regularidad. Una vida así, sin duda contribuirá a mantener un buen estado general de nuestro organismo.

La importancia de una buena alimentación

Para las personas mayores resulta indispensable llevar buenos hábitos alimenticios, debido a que requieren de ciertos nutrientes, que aporten las vitaminas, minerales, agua, carbohidratos y proteínas que necesita su organismo, que con el pasar de los años sufre deterioro y desgaste. Con una alimentación equilibrada se puede contribuir a la mejora de su calidad de vida.

Una buena alimentación puede ayudar en la prevención de ciertas enfermedades, como la osteoporosis, hipertensión arterial, enfermedades coronarias, diabetes tipo 2 y hasta cáncer.

Consejos de alimentación para personas mayores

A medida que nos hacemos mayores, tanto el organismo como el día a día van cambiando, puede que según las actividades físicas que se desempeñen se requiera una menor cantidad de calorías, pero de igual forma se seguirán necesitando nutrientes. En otros casos, hay adultos que requieren mayor cantidad de proteínas, etc.

A continuación te presentamos algunos consejos generales de alimentación para personas mayores:

Incluir frutas y verduras en la dieta diaria: Lo ideal será consumir dos raciones de verduras y hortalizas al día, y en cuanto a las frutas, también incluirlas entre comidas, ya que aportarán valiosos nutrientes y vitaminas al organismo.

Hacer más fácil la masticación de los alimentos: Se puede optar por dar los vegetales cocidos y presentados como puré. En cuanto a las frutas, si están lo suficientemente maduras pueden consumirse en forma natural, así como se pueden preparar compotas y zumos, sin incluir azúcar en su preparación. En las residencias de mayores, se trabaja con el triturado o el nuevo texturizado

Evitar alimentos grasos y con alto contenido de azúcar: Las grasas no deben exceder el 25% de lo consumido diariamente, y con relación a los alimentos que contengan azúcar se debe tener especial cuidado en especial para casos de padecimiento de diabetes.
También, es apropiado el consumo de leche descremada, quesos bajos en calorías, huevos, pescados, mariscos, carnes magras, de aves, entre otros. Las proteínas deben representar el 20% de la dieta diaria.

Aumentar el consumo de fibra y de agua: Su finalidad de facilitar el tránsito intestinal será conveniente incorporando en la dieta granos y cereales integrales, frutas y verduras. Así como mantener el organismo debidamente hidratado ingiriendo unos dos litros de líquido entre agua, caldo y zumos.

Se debe tener mucha paciencia y comprensión con las personas mayores: Más que todo al momento de darle sus alimentos, ya que pasan por constantes cambios en su organismo que pueden ocasionar la pérdida del apetito, en especial por la ingesta de medicinas, o dificultad para masticar si han perdido piezas dentales. Un recurso válido es variar la dieta de manera que se haga diferente y más apetecible y ofrecer un plato con menor cantidad de alimentos, pero con mayores nutrientes que compense la cantidad.

Dieta y buena nutrición: Una buena nutrición mantendrá a las personas mayores fortalecidas ante la posibilidad de contraer cualquier virus. Incrementar la ingesta de vitamina C en su dieta diaria les ayudará a reforzar su sistema inmunológico, por lo tanto, resultará positivo incluir en su menú el consumo de frutas cítricas como naranjas, fresas, pomelos, mandarinas y limones. Puedes a su vez, comprar naranjas online, o cualquier otro alimento nutritivo por esta misma vía online.

Cabe destacar que diversos estudios han demostrado que la cafeína mejora notablemente la capacidad de atención de las personas mayores, es antioxidante, protege el corazón y el hígado, pero lo importante como todo es no excederse en el consumo, por ejemplo recomendamos tomar un poco de café de CoffeBee.

La dieta puede ser suministrada en 5 porciones al día, incluyendo meriendas saludables. Será aconsejable preparar los alimentos a la plancha o usando muy poca grasa, las verduras se deben cocer por poco tiempo para que no pierdan sus nutrientes.

Momento de las comidas: Al momento de la comida se debe propiciar un ambiente agradable, relajado, sin presiones y mucha comprensión. Si hay derrames de alimento se debe evitar críticas o regaños que puedan generar tensión. Durante la cena se debe procurar preparar alimentos ligeros que no dificulten las horas de sueño.

Seguir las indicaciones médicas en caso de patologías, de manera de adecuar su alimentación a su condición.

Si crees que necesitas ayuda para las comidas, por ejemplo puede optar por un servicio de atención domiciliaria.

Además de seguir los consejos de alimentación para personas mayores, debemos escucharles, ofrecerles tiempo de calidad, escuchar sus historias… Ellos lo merecen y tienen mucha experiencia que compartir. ¡Merecen nuestro mejor esfuerzo!

Deja una respuesta