la neumonía en personas mayores

La neumonía es una de las infecciones frecuentes en las personas mayores, según las estadísticas es la sexta causa de muerte en esta población aunque hay otras. La neumonía se puede clasificar de acuerdo con el lugar donde se haya adquirido, neumonía adquirida en la comunidad, neumonía en pacientes institucionalizados (residencias geriátricas, centros gerontológicos y centros de día) y neumonía adquirida en el hospital. En los pacientes institucionalizados en la segunda causa de infección y la que en un momento dado puede llevar a la muerte al anciano.

A mayor edad también más vulnerabilidad a este tipo de infecciones ya que la respuesta inmunitaria es más lenta, en ocasiones existe problemas de desnutrición haciendo más frágil al organismo, trastornos de las barreras cutaneomucosas, la comorbilidad y los síndromes geriátricos, factores familiares y sociales pueden contribuir, otras situaciones que contribuyen a la infección pueden ser un tratamiento tardío o adultos mayores con problemas de deglución y disfagia orofaríngea.

Para cualquier infección de vías respiratorias el tratamiento médico debe ser inmediato ya que de ello depende la derivación o no a un centro hospitalario. Los médicos de los centros geriátricos son quienes deben conocer los síntomas de la neumonía y también las patologías que padecen los residentes, aunque loas personas mayores son atendidas por las auxiliares gerontológicas y las enfermeras no se deben perder de vista ningún síntoma que presente de forma anormal cada persona. La hospitalización para algunos ancianos puede ser contraproducente ya que genera angustia, tristeza, soledad y estrés y eso puede empeorar su estado de salud.

pulmones personas mayores

El tratamiento médico para la infección por neumococo es con antibiótico, dosis y duración de acuerdo a las indicaciones del geriatra, la alimentación se deben vigilar las cantidades y calidad, así también la limpieza y ventilación de la habitación. La mayor incidencia de resfriados se presentan más en los meses de invierno por ello la prevención es fundamental, una nutrición adecuada con frutas y verduras por su alto contenido en vitaminas y minerales, así como también el consumo de líquidos. Los líquidos para las personas mayores mayores pueden ser tés, jugos, caldos o gelatina ya que en las personas de la tercera edad la sensación de sed está disminuida y por ello se deben buscar alternativas para el consumo de agua.

En la temporada de invierno se deben cubrir y evitar el aire frío de forma directa, estos factores pueden ayudar a que la infección no sea tan agresiva en los ancianos. Otras recomendaciones para las personas mayores son las vacunas, lavarse las manos para reducir riesgos, no fumar y protegerse si está cerca de alguien que padece neumonía.

Deja un comentario