Personas mayores y el VIH

Las personas mayores al igual que la población joven corren el riesgo de infectarse con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana mejor conocido como VIH es un virus que daña y debilita el sistema inmunológico, es decir, debilita al sistema que el cuerpo utiliza para combatir infecciones y enfermedades. El VIH puede provocar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida SIDA pero si se atiende y pronto recibe el tratamiento contra el VIH, es muy posible que no se desarrolle el SIDA. Las personas cuando están contagiadas con VIH son susceptible de contraer infecciones que amenazan su vida, con el SIDA es más probable que se desarrollen infecciones y sea más vulnerable a formas inusuales de cáncer. El número de personas mayores que contraen el VIH cada vez se incrementan debido muchas veces a que se carece de educación sexual o a considerarse que es una enfermedad de jóvenes, o comentarios como “para lo que me queda de vida”, “total ya estoy viejo de algo me debo morir” la poca o nula información de cómo utilizar los preservativos, la vergüenza de pedir información sobre temas sexuales, estas y otras muchas situaciones ocurren para que las personas de la tercera edad se infecten, sean portadoras sin saberlo o simplemente no le dan importancia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomienda que de los 13 a los 64 años se debe hacer la prueba de detección de la infección por el VIH y si se corre más riesgos de contraer la infección entonces hacer la prueba con más frecuencia lo mismo para los mayores de 65 años y más edad.

La infección se adquiere por tener relaciones sexuales vía anal y vaginal con una persona seropositiva sin usar preservativo.
Compartir equipo (accesorios) para la inyección de drogas, como agujas, con una persona seropositiva.
Transfusiones con sangre contaminada

Las personas más propensas a infectarse son:

– Las que tienen relaciones sexuales con personas infectadas y no utilizar preservativo.
– Las mujeres que ya no se preocupan por embarazarse y no utilizan condón
– Las mujeres mayores que tiene sequedal vaginal tiene mayor riesgo de contraer la infección.

personas mayores y el VIH Las complicaciones en las personas de la tercera edad con VIH y otras patologías.

En el caso de los ancianos se complican los tratamientos ya que en ocasiones aparte de estar contagiado con VIH y llevar un tratamiento se pueden padecer otras enfermedades como diabetes mellitus y sus complicaciones, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, obesidad o cáncer u otras enfermedades que hacen aún más complicado el tratamiento tanto del VIH como de las patologías además de los efectos secundarios.
La infección por el VIH puede afectar el proceso de envejecimiento y tener un mayor riesgo de padecer alguna demencia, pérdida de la densidad ósea y algunos tipos de cáncer.
Es probable que el sistema inmunitario no se recupere tan rápido para los adultos mayores que toman un tratamiento contra el VIH si se compara con los que no padecen la enfermedad o son máscara jóvenes.
Los síntomas del VIH/SIDA en las personas mayores se pueden confundir con los malestares y dolores de la tercera edad.

¿Quién cuida de los adultos mayores con VIH?

El número de personas mayores edad con VIH aumenta ya que muchos de ellos y ellas lo contrajeron cuando eran jóvenes otros porque lo han adquirido a edades avanzadas, pero el tema central es ¿quién los cuida? ¿Pueden ir a una residencia geriátrica clásica? ¿Pueden solicitar el servicios de ayuda a domicilio?.

Afortunadamente muchas de las personas que contrajeron el VIH de jóvenes llegan a edades avanzadas bien de salud gracias a los avances en los medicamentos (retrovirales) que cada vez son más accesibles a toda la población y a la información. Sin embargo aún hoy en día y a pesar del conocimiento de la enfermedad y de los protocolos que se siguen, aún persiste el miedo al contagio y muchos profesionales sanitarios rechazan el cuidar a los adultos mayores contagiados lo mismo que sucede con muchas familias que mejor abandonan o aíslan a la persona antes que atenderla. pero también está la otra parte de profesionales que cuidan, protegen y velan por los derechos de todas las personas, así es como algunos centros geriátricos, centros de día y servicios de ayuda a domicilio se dan a la tarea de cuidar y ofrecer un servicio de calidad y calidez para este colectivo de ancianos que necesitan de cuidados y algunos una atención especializada por padecer otras patologías y otros los cuidados como cualquier persona de la tercera edad.

Deja un comentario