residencia de mayores con personas obesas

En los viajes geroasistenciales que organizamos desde inforesidencias hemos visto muchas cosas, algunas más curiosas que otras. Una de ellas fue una residencia para personas muy obesas. Siguiendo el paradigma de la atención centrada en la persona que tanto se desarrolla en gran parte de Europa eso también conlleva la especialización de los servicios ofrecidos.

En anteriores viajes hemos visto algunas residencias para personas homosexuales, de religión musulmana, aficionados a los deportes o que tengan el idioma español como lengua materna (esta la vimos en Estocolmo). El objetivo es desarrollar una oferta variada donde elegir que nos gusta más.

Así pues en un viaje a Hannover de 2018, visitamos una residencia de mayores que se ha especializado en atender a personas obesas. Lo curioso es que no se trata de atender a “personas mayores con sobrepeso” sino a personas con un sobrepeso elevado (hasta 350 kilos) a las que esa circunstancia ha afectado su salud y que eligen vivir en un entorno residencial.

residencia de mayores pra personas obesas

En el centro disponen de mobiliario y ayudas técnicas adecuadas (por ejemplo camas de 1,40m de ancho) para facilitar la vida de los residentes con un peso elevado. Pero no se trata de un centro de rehabilitación en donde adelgazar y volver a sus casas. Muy pocos de los que han ingresado han vuelto a sus casas. Esta es ahora la suya.

Según nuestra visión aquella residencia era una clara imagen de lo que imaginamos nosotros cuando pensamos en ACP, es decir , un sitio con cierto desorden. Por ejemplo, los dormitorios tenían ropa encima de las sillas, muchas cosas desorganizadas en la mesa e incluso en una alguien había dejado unas zapatillas encima de la cama.

Nos explicaron que consideraban que esa era su casa, por lo tanto las personas ordenadas tenían habitaciones ordenadas y las desordenadas… pues al revés.

Llama también la atención el hecho que en una residencia de mayores puedan vivir también personas de menos de 65 años en el mismo espacio, aunque en España esto de combinar a diferentes generaciones bajo un mismo techo ya es un poco más habitual.

Es difícil para nosotros pensar que esto fuera posible en España. Si imaginamos a una persona de 130 quilos que ingresa en una residencia de mayores española fuera muy probable de que nuestro primer “impulso” sería la de “ponerle” una dieta hipocalórica y pautarle unos ejercicios. Por otro lado si eso llegara a ocurrir, seguro que la habitación estaría ordenada . Una explicación lógica puede ser la filosofía de cuidado que hemos heredado se fundamenta en “cuidar” a la persona fijándonos en sus necesidades e intentando reducir riesgos.

Somos así. Y debido a eso, cuando debatimos sobre ACP, debemos empezar por a hacer un esfuerzo con el propósito de realizar un cambio de perspectiva que puede partir de aceptar cómo somos ahora.

Deja un comentario