Hipotermia en personas mayores

Las personas mayores son más sensibles a sufrir de hipotermia primaria. Se entiende por hipotermia cuando la temperatura corporal central desciende de manera no intencionada, por debajo de los 35 ºC a esta temperatura muchos mecanismos fisiológicos compensadores cuya función es la de mantener el calor corporal empiezan a fracasar. La hipotermia accidental primaria es la más frecuente y se debe a la exposición al frío y puede presentarse a cualquier hora y en cualquier estación del año. en Estados Unidos hay más de 350 muertes al año por hipotermia en personas mayores, más del 50% del total.

Los mayores tienen más probabilidades de presentar hipotermia por:

– Tener menor protección térmica,
– Movilidad reducida o estar mucho tiempo en una sola postura
– Presentan más problemas circulatorios o cardíacos
– El consumo de algunos medicamentos tienen efectos de bajar la temperatura corporal.
– Las enfermedades pueden ser un factor.
– La insulina o los antidiabéticos orales pueden generar hipotermia.
– La desnutrición.
– La habitación o casas húmedas.

Los síntomas de una hipotermia en personas mayores se dan cuando la temperatura puede ser entre 32-35ºC son: habla lenta ininteligible, fatiga, apatía, confusión o somnolencia, piel fría, sensación de frío, escalofríos. A temperaturas más bajas puede presentarse, cianosis, hipotensión, bradicardia, coma, rigidez entre otros síntomas, sin embargo la hipotermia más frecuente en los ancianos es la accidental primaria.

El tratamiento consiste en mejorar las condiciones del anciano, si la hipotermia es primaria entonces la estrategia que se utiliza es el recalentamiento externo pasivo, el cual consiste en cubrir al anciano y llevarlo a un lugar cálido hasta que tenga la temperatura adecuada, está estrategia es adecuada para personas sanas y bien nutridas.
Si la persona tiene una temperatura menor a 32ºC lo recomendables es cuidados intensivos y para ello se requiere atención médica.

hipotermia en personas mayores (5) copia

La hipotermia en personas mayores se da sobretodo en invierno en personas que viven solas ya sea porque las viviendas no tiene la infraestructura para mantener una temperatura adecuada o por padecer desnutrición o malnutrición o no tiene la vestimenta adecuada para soportar el frío. No obstante en otoño también debemos vigilar. En el caso de los ancianos que viven en residencias geriátricas estas cuentan con aparatos que regulan la temperatura del ambiente y los mayores siempre están a la temperatura adecuada.

Lo recomendables es:
– Abrigarse bien, utilizar sombrero, bufanda, guantes para salir en temporada de invierno.
– En el hogar lo recomendable es utilizar calzoncillos largos debajo de la ropa, medias, pantuflas, gorra o sombrero.
– En las personas que están encamadas se recomienda que siempre estén secos (cambio de pañal) si presenta incontinencia urinaria.
– La casa debe estar a una temperatura de 20 a 21 ºC.
– Vigilar los medicamentos y preguntar al médico geriatra cuales son los posibles efectos secundarios.

Deja un comentario