Una mirada al informe de residencias de médicos sin fronteras

Hemos pasado ya el ecuador de agosto hace y poco y en las noticias ya hace semanas que todo vuelve a girar en torno al Coronavirus. Las cifras de contagiados no paran de subir y cuando no está muy mal una zona lo está otra. Estos días le toca a Madrid.

Dentro del mundo del Covid19 en cuanto a residencias de mayores se refiere, de lo que se habla más es del informe de médicos sin fronteras titulado “Poco tarde y mal . El inaceptable desamparo de los mayores en residencias durante la Covid19 en España”. Ellos ayudaron afrontar la pandemia a casi 500 residencias de todo el país. A partir de su experiencia, las estadísticas y de las declaraciones de personas que trabajan en residencias en las que han estado, han elaborado este informe. Un informe que en mi opinión deja algo claro, las administraciones no dieron la talla.

Según detallan, “las residencias tenían un déficit estructural de recursos y de supervisión sanitaria y ningún plan de contingencia. Esta combinación hizo inviable que pudieran responder a la epidemia”. Mas adelante se dan más explicaciones.

Las residencias de mayores están pensadas como sustitutos del hogar, no como hospitales ni centros sociosanitarios, esa es para mi una de las bases del problema que ellos también analizan y que queda justificada con otra intervención de una responsable de MSF: “Las residencias y sus trabajadores carecen de recursos, infraestructura, formación o responsabilidad para la atención médica y tampoco hubo una respuesta inmediata, adecuada y orientada a salvar vidas, y coordinada con los servicios asistenciales y de salud”. Necesitan soporte médico exterior o derivación de casos al hospital cuando es necesario, y durante un tiempo eso se les negó.

Lo que me gusta de este informe es que aunque analiza los problemas que ha detectado, se centra en los retos futuros inmediatos para que esto no ocurra con la misma virulencia otra vez. Por nuestra parte debemos recordar que ya difundimos varios artículos con las demandas más necesarias para las residencias desde el principio de la pandemia, fuimos entrevistados en periódicos y hasta salimos “entrevistados” con Risto Mejide en su programa de la cadena Cuatro. Parecía que todo el mundo atacaba a las residencias. Está claro que de las más de 5000 residencias de mayores que hay en nuestro país algunas lo habrán hecho mal, pero muchas de ellas hacían lo que podían con lo que tenían. ¿Quien no ha visto a auxiliares y enfermeros con bolsas de basura como usadas como equipo de protección individual?.

auxiliar con epi bolsa medicos sin fronteras

Sobre el personal de las residencias justamente, recordemos que la gran mayoría de residencias estuvieron bajo mínimo porque muchas de sus auxiliares u otro personal de atención directa estaban de baja por contagio, sospecha, y a veces miedo, porque negarlo. No había personal suficiente en las residencias y nosotros mismos fuimos testimonios de lo complicado que era que una llamada para ofrecer un trabajo acabara en un: – “ me interesa”.

Otro de los temas candentes durante estos meses ha sido el hecho de cambiar el modelo de las residencias, más concretamente si había que medicalizarlas. Una cosa (que sería muy buena) es que se de más apoyo sanitario a las residencias por parte de los servicios sanitarios, la otra es convertir las residencias en lo que no son , una especie de centros sociosanitarios. ¿Alguien imagina su vejez viviendo sus últimos años en un tipo de centro así en lugar de un centro pensado como una alternativa a nuestro hogar de toda la vida?

Este informe de médicos sin fronteras se ha elaborado ahora cuando lo peor ya ha pasado, aunque vuelve a haber muchos casos, como decíamos al principio. No obstante no deja de sorprender que se calcule que ha habido más de 27.000 fallecidos en residencias de ancianos aunque cuando hablamos de cifras en España nadie sabe la verdad en realidad. Lo importante es haber aprendido que las personas mayores son las más vulnerables ante este virus. Es por esto que resulta de vital importancia entender que ante el mínimo rebrote se debe dotar de personal y medios a las residencias para salvaguardar las vidas y la salud de los residentes y controlar la situación antes de que empeore demasiado y haya que aislarlos solos en habitaciones.

Porque allí también pueden morir, pero de soledad y de pena, pero este es ya otro articulo.

Carles Reixach, inforesidencias.com

Comentarios cerrados.