Logroño, ciudad amigable con los mayores

Logroño se estrena como ciudad amigable. Después de reuniones, acuerdos y compromisos de todos los grupos municipales al final el ayuntamiento aprueba su adhesión a la Red de ciudades amigables con las personas mayores. Esto se considera todo un triunfo para los mayores, quienes han sido el centro de atención durante la pandemia del coronavirus y sobre quienes se han publicado noticias acerca de su situación de vulnerabilidad, contagios, fallecimientos, aislamiento. etc.

Pero, ¿qué ventajas tiene una ciudad amigable? Se ha demostrado que en una ciudad amigable hay grandes beneficios, como los económicos. La razón de esta mejora proviene del hecho que aumentan el número de personas mayores autónomas con poder adquisitivo sin patologías así como también las demandas de actividades de ocio y culturales. Por otro lado, la mejora de espacios al aire libre y en los edificios, servicios comunitarios y de salud, transporte, comunicación e información, vivienda, participación social, respeto e inclusión social y participación cívica, es una constante. Son ciudades que además, se convierten en atractivas para el turismo de la tercera edad debido a que ofrecen actividades culturales y de ocio, así como espacios adaptados para todos.

Todos los servicios para mayores de la provincia de la Rioja, aquí

Para quienes no están de paso o turismo, sino que viven aquí, una ciudad amigable les permite tener mayor independencia y autonomía ya que pueden desplazarse a donde ellos y ellas quieren sin tener que solicitar ayuda de otra persona. Es bien sabido que un transporte adaptado no solo independiza a la persona mayor sino que también contribuye a su proceso de envejecimiento activo. Actualmente se habla mucho de la soledad y el aislamiento por la pandemia pero antes de la pandemia también estaba presente la soledad y el aislamiento. Algunos de los motivos de este aislamiento se debe a entornos «agresivos» para los mayores, a espacios prohibitivos por el gran número de obstáculos o por no disponer de elementos que faciliten el desplazamiento.Una ciudad amigable permite salir a las personas mayores de sus domicilios con libertad y tranquilidad.

Es crucial que las personas mayores también participen en el diseño de su entorno. En el caso de Logroño afortunadamente, en el equipo de trabajo también estuvo presente el Consejo Municipal de Personas Mayores, quienes participaron en la mejora de la comunidad aportando su experiencia y conocimientos. Una ciudad amigable debe ser una ciudad en donde una persona de 80 años con bastón encuentre una oferta de servicios adecuada o bien también una persona joven en silla de ruedas o alguien ciego.

En Logroño, se trabaja para hacer de ella una ciudad amigable para todos en donde los que no puedan desplazarse puedan recibir los servicios en su domicilios como es el caso de la ayuda a domicilio, sin tener que desplazarse. Y si finalmente se necesita una residencia de mayores del la provincia de La Rioja, por ejemplo, puedan acceder a ella sin problemas.

Deja una respuesta