¿Cómo prevenir un contagio de COVID-19 en una residencia de ancianos?

Alrededor del mundo y después de pasar muchos meses terribles debido a la pandemia de la Covid19, las personas mayores y más específicamente lasa que viven en residencias ya se han inmunizado gracias a la vacuna, o bien están ya en una fase avanzada de este proceso de vacunación. De hecho en l’actualidad en España las residencias de mayores son los sitios más seguros. No obstante el riesgo de contagio sigue ahí, y para hablar de ello nos ha escrito este artículo el Dr. José Almeida Alvarado.

Dice así:

Las personas mayores han sido unos de los grupos con mayor riesgo ante un contagio de coronavirus. Por lo tanto, las residencias de ancianos han sido una preocupación importante para quienes viven ahí o quienes tienen seres queridos que requieren estar ahí. No es una novedad que estas residencias han sido fuertemente golpeadas por los contagios y que, desgraciadamente, muchas personas mayores han perdido la vida. Debido a esto, es importante saber que hay diversas maneras en que se pueden prevenir los contagios de COVID-19 en las residencias de ancianos, las cuales explicaremos a continuación.

¿Cómo se contagia el COVID-19?

Como probablemente ha escuchado en las noticias, los contagios de COVID-19 se pueden dar de una manera muy rápida. Justamente por esta razón es que ha sido tan complicado poder controlar a las personas contagiadas y disminuir el número de pacientes que llegan con secuelas severas. Este virus se transmite de una persona infectada mediante las partículas de saliva que quedan en el aire o en la mano al toser o estornudar, así como también al limpiarse la nariz y tocar otros objetos que entran en contacto con la persona sana. Si se encuentra en un lugar cerrado donde hay muchas personas y poca ventilación, las probabilidades de contagio aumentan.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que estas partículas de saliva también pueden quedar en las superficies de uso común como las mesas o incluso los pomos de las puertas. Ahí es donde reside la importancia de limitar las reuniones y desinfectar de manera constante los lugares de trabajo o incluso de socialización.

Caso práctico de Covid en residencias

Así se pueden prevenir los contagios en las residencias de ancianos

Las residencias de ancianos han sido altamente afectadas por esta pandemia. Desde el contacto constante que hay entre el personal de salud y las personas mayores hasta la falta de conocimiento en las etapas tempranas de la pandemia de las consecuencias de este virus.

Lo primero que debe de tener en cuenta, es que las personas mayores se encuentran en un riesgo muy grande de tener consecuencias a largo plazo o incluso fallecer por complicaciones del coronavirus. Esto es debido a que la mayoría tienen enfermedades crónicas, fragilidad o son dependientes para realizar sus actividades de la vida diaria. Esta es la razón primordial por la que se deben redoblar las precauciones cuando se esté en una residencia de mayores.

Residencias de ancianos en Valencia

Una recomendación, y también la más importante, es limitar las visitas que se hagan de personas externas en residencias en donde los residentes no hayan sido vacunados. Si bien los ancianos pueden estar muy cuidados en su residencia, las personas externas están en contacto directo con otras personas que puede que sean portadoras del virus. Como mencionamos anteriormente, el contagio es muy rápido, pero prevenible. Adicionalmente, si es estrictamente necesario tener contacto con una persona mayor que vive en una residencia, respete las reglas de sana distancia y use mascarilla en todo momento y lavado de manos o use gel con alcohol al 70%.

¿Cómo visitar a una persona mayor y no contagiarla de COVID-19?

Lo mejor será que la visita sea llevada a cabo en un espacio abierto como un jardín o terraza. Debe de cuidar que la persona de la tercera edad tenga también colocado su mascarilla de manera adecuada y que se mantenga abrigado si la zona en donde usted vive es fría. Otro punto importante es desinfectar constantemente las zonas que la persona mayor frecuenta pero también son usadas por otras personas.

Por último, hay que mantenerse alerta ante cualquier cambio en la salud de la persona mayor. Cosas tan sencillas como problemas intestinales, dificultad para respirar, fatiga, cansancio o la pérdida del gusto; son síntomas relacionados con este virus y deben de ser atendidos inmediatamente por un especialista para evitar consecuencias fatales.

Agradecemos la colaboración del Dr. José Almeida Alvarado, geriatra, quien compartió y verificó la información para el desarrollo de este contenido. Es Médico Cirujano licenciado en la Universidad Autónoma de Querétaro, cuenta con una especialidad en medicina interna, además de la Sub-especialidad en Geriatría por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México, Está certificado por el Consejo Mexicano de Geriatría y Gerontología.

Referencias:

  1. Geriatric Area
  1. Gobierno de México
  2. Ministerio de Salud de Argentina

Deja una respuesta