La residencia Vora Balís y porqué instalar un salvaescaleras

El programa del miércoles de “És gran ser gran” lo iniciamos hablando acerca de como la pandemia ha potenciado la modernización de la comunicación entre las residencias y los interesados en vivir en ellas. Hablamos específicamente de las visitas virtuales (o tour virtual), una herramienta que ha llegado para quedarse.

Para conocer un poco más una residencia de la zona del Maresme sin necesidad de tour virtual, contamos con la directora de la residencia Vora Balís, Marta de Santos. Marta nos explicó primero, como llegar a la residencia, situada en Sant Vicenç de Montalt, tanto con transporte público como privado. Seguimos hablando sobre como es un día en el centro, las actividades que hacen, por ejemplo aprovechando su gran jardín y los exteriores, y cuantas plazas tienen.

También pudimos hablar unos minutos con un residente, Jaume Timoneda. Con Jaume charlamos acerca de cuanto tiempo llevaba en la residencia, como llegó a Vora Balís con su mujer desde otra residencia y como era un día (y una semana) en este privilegiado emplazamiento de Sant Vicenç de Montalt.

En la consulta del trabajador social, después de la bolsa de empleo, explicamos un poco, a partir de un artículo de la fundación pascual Maragall, que es lo que se conoce como reserva cognitiva. Nos centramos también en dar consejos para trabajar esa reserva cognitiva,la cual nos “hará más fuertes”, para luchar contra el alzheimer en el caso que lleguemos a desarrollar esa enfermedad.

El día siguiente, en el programa del jueves por la tarde, empezamos hablando sobre las consecuencias de caídas en las personas mayores. Explicamos que de todos es sabido que cuanto mayores somos, más cuesta recuperarse de las fracturas y los golpes. Por eso dimos algunos consejos como no tener alfombras y evitar nadar mucho rato con zapatillas.

Seguidamente, sin abandonar el tema de las caídas y formas de evitarlas, hablamos con Jordi Gracia, director comercial de Stannah Incisa. Jordi nos explicó que la empresa Stannah lleva más de 150 años instalando salvaescaleras por muchos países tanto para empresas como para particulares. Empezaron en Reino Unido, donde nacieron, pero fueron creciendo y llevan ya décadas en España.

Continuamos hablando sobre el tipo de cliente que tienen. Nos interesaba conocer si las personas les contactan para instalar un salvaescaleras cuando ya han sufrido alguna caída o cuando todavía no han caído y tienen miedo a que esto les pase. Lo que nos quedó claro, es que hayamos caído o no, todos hemos tenido una mala experiencia con las escaleras y ese es el momento en el que empezamos a pensar en la necesidad de un salvaescaleras.

Fue importante también, dar indicios a los familiares de personas mayores, de que un ser querido tiene miedo a bajar o subir escaleras. De todas las alarmas, la más preocupante es cuando ya la persona sube o baja «a gatas».

No pudimos acabar sin hacer énfasis en el hecho de que el coste de un salvaescaleras de Stannah, no tiene comparación con la tranquilidad que nos da el saber que no nos caeremos en las escaleras. Eso sin mencionar que una vez producida la caída muy seguramente habrá que pagar por una recuperación en casa una bien una recuperación en una residencia para personas mayores.

En la recta final del programa, en la consulta del trabajador social hablamos sobre incapacitación, tutores legales y guardas de hecho en las residencias. Un tema que es genera mucho papeleo a veces innecesario. No obstante en unas semanas entrevistaremos a una experta sobre este tema

Si has sufrido una caída y necesitas una residencia, puedes rellenar este formulario y residencias de mayores de tu zona te contactaran en breve.

Deja una respuesta